Entendiendo la pandemia

¿Cómo se compara COVID-19 con otras enfermedades contagiosas?

Analizar esta nueva enfermedad en relación a otras que ya conocemos nos permite entender mejor cuál es el riesgo al que nos enfrentamos. ¿Es COVID-19 más peligrosa que otras enfermedades? ¿Se propaga más rápido? Estas y otras preguntas, para seguir pensando.
Compartir:
Gripe común Influenza de 1918 COVID-19 SARS Tuberculosis Gripe A(H7N9) MERS Ébola Número de reproducción básico 1 0 2 3 4 5 Tasa de Letalidad 50 34 15 10 3.8 0 Sin tratamientos ni vacunas Gripe común Influenza de 1918 COVID-19 SARS Tuberculosis Gripe A(H7N9) MERS Ébola Número de reproducción básico 1 0 2 3 4 5 Tasa deLetalidad 50 34 15 10 3.8 0 Sin tratamientos ni vacunas

En esta historia vamos a comparar la peligrosidad de COVID-19 con la de enfermedades conocidas producidas por otros virus y bacterias.

Para saber cuán “peligroso” es un virus, debemos conocer principalmente tres aspectos.

El primero es la tasa de letalidad, que es la relación entre el número de personas que fallecen y el número total que contrajo la enfermedad. Un virus que contagia a miles y miles de personas pero produce muy pocas muertes es un virus con bajísima tasa de letalidad.

Acá vemos cómo el virus del Ébola tiene una tasa de letalidad extremadamente alta: de 100 personas que se contagian de Ébola, 50 fallecen.

El segundo aspecto importante a tener en cuenta es la facilidad con la que el virus se propaga o el número de reproducción básica del virus, conocido también como R0 y que es una medida de su contagiosidad

Si un virus tiene un R0 = 3, estamos diciendo que, en promedio, por cada persona contagiada, ese virus se transmite a otras 3 personas más.

Tal como vemos acá, dos virus pueden tener la misma tasa de letalidad (34%) y aún así tener diferentes contagiosidades. Este es el caso de la gripe aviar y el MERS (un tipo de coronavirus que se descubrió en Oriente Medio en 2012).

En la gripe aviar, por cada persona contagiada, el virus se transmite a menos de una persona en promedio. En cambio, el MERS es más contagioso, ya que por cada persona con el virus habrá, en promedio, hasta 5 nuevas personas infectadas.

El tercer aspecto a considerar para saber cuán peligroso es un germen es el hecho de que existan o no tratamientos efectivos o medidas preventivas (medicamentos, vacunas, etc).

Para algunos gérmenes hay algún tipo de tratamiento y/o una vacuna, mientras que para otros aún no existe tratamiento alguno ni vacunas.

Con toda esta información… ¿dónde ubicamos al virus de la COVID-19?

Como podemos ver, el virus que produce COVID-19 parece tener una contagiosidad (R0 ) mayor que el virus de la gripe estacional, es decir que se propaga más fácilmente.

También vemos que tiene una letalidad más baja que otros virus que causaron brotes de otras enfermedades (como SARS, MERS o Ébola). Si 100 personas contraen COVID-19, 3 de ellas fallecerán. Sin embargo, es bastante más letal que la gripe estacional.

La realidad es difícilmente una cuestión de blanco o negro. Es más bien compleja y tiene muchos matices. Hay gérmenes que son más contagiosos pero menos letales, y gérmenes que son más letales pero menos contagiosos. Y además, independientemente de eso, para algunos tenemos vacunas y/o tratamientos y para otros no.

Si bien estas cualidades de los virus pueden variar con el paso del tiempo y dependen de factores externos (distintas regiones, grupos de edad, condiciones socioeconómicas, conocimiento que los científicos van adquiriendo, etc.), al comparar al virus de COVID-19 con otros gérmenes que conocemos mejor se hace más fácil entender cuál es el desafío y el grado de peligrosidad de la pandemia que enfrentamos.

Compartir: