Entendiendo la pandemia

Síntomas de COVID-19: ¿y ahora qué?

A medida que crece el número de personas con COVID-19 es más probable que cualquiera de nosotros se contagie. ¿Qué tenemos que hacer en ese caso? Dos cosas: mirar hacia atrás y mirar hacia adelante.
Compartir:

Vamos a imaginarnos que este día empecé con algún síntoma compatible con COVID-19 (fiebre, dolor de garganta, falta de aire, tos, ausencia de olfato o gusto, etc.), pueden no aparecer todos juntos. A este día le llamaremos “día 0”.

¿Qué es lo que tengo que hacer?

Para empezar, tengo que mirar hacia atrás. Durante toda la semana previa al inicio de mis síntomas pude haber contagiado a alguien sin darme cuenta, especialmente en las últimas 48 horas y a quienes conviven conmigo o con quienes haya estado al menos 15 minutos y a menos de 2 metros de distancia.

Es importante advertir a estas personas para que también consideren un posible contagio y se aíslen.

¿Y luego qué pasa?

Desde que aparecieron los síntomas hay dos cosas esenciales para hacer.

Lo primero es que debo “autoconsiderarme” caso sospechoso. Eso significa que, en lo posible, debo permanecer en mi casa y reducir el contacto con otras personas (ya sea del ámbito personal, laboral o social) por 10/14 días o hasta recibir una indicación médica distinta.

Además del autoaislamiento, debo contactarme con el sistema de salud para que me digan los pasos a seguir y para el registro del caso.

Aquí algunos teléfonos útiles.

Ahora bien, ¿cómo se confirma la sospecha de si tengo o no COVID-19?

El test de PCR detecta si tengo el virus en el cuerpo al momento del test.

Este test debe utilizarse dentro de los 14 días desde el inicio de los síntomas, y de ser posible en la primera semana. Pasado este tiempo, es poco probable encontrar rastros del virus y por lo tanto que el test de PCR resulte positivo.

Por otro lado están los tests serológicos, que miden los anticuerpos en sangre como una huella del contacto con el virus.

Si bien los anticuerpos podrían detectarse a partir del día 10, tienen una mayor concentración recién a partir de la tercera semana (día 21) de haber empezado con los síntomas. Hacer este test antes del día 10 no tendría sentido.

Es muy importante prestar atención a la aparición de síntomas y actuar rápidamente para parar una posible cadena de contagios.

Las decisiones que tomamos en el día a día sobre con quiénes nos encontramos y el grado de cumplimiento de las medidas de prevención sobre COVID-19 pueden impactar directamente en nuestra salud y en la de nuestro círculo de amistades, familia o del trabajo. No es lo mismo llevarle algo a mi abuela y estar 5 minutos con ella en el exterior a una distancia de 2 metros o más que estar con amigos 1 hora sin respetar las distancias ni usar barbijo.

Saber cómo actuar si tengo síntomas, en qué momento puedo contagiar y qué tests son útiles en cada etapa es tan importante como tomar medidas de prevención.

Compartir: